3 cosas NO recomendables cuando se contrata un programador | Quantic
Shareasimage

3 cosas NO recomendables cuando se contrata un programador

A la hora de buscar a un desarrollador para integrarlo a tu empresa o al buscar un equipo de desarrollo para un proyecto, siempre cuesta decidir con quién trabajar. Por un lado es difícil para la empresa decidir en base a las habilidades técnicas e interpersonales de las personas y por otro lado es difícil para la persona o equipo decidir si la empresa que lo quiere contratar es un buen match para ellos.

Se debe tomar en consideración que, si bien los programadores se desempeñan en algo que no es de conocimiento común, ellos son personas normales y para ellos es muy importante integrarse en una empresa o, en el caso de un equipo de desarrolladores, trabajar con una empresa que valore su trabajo. Muy frecuentemente ocurre que los programadores son vistos como los "bichos raros" de la empresa y es por esto que, hagan bien o mal su trabajo, no son debidamente apreciados dentro del equipo. 

Cuando comienza la temporada de entrevistar desarrolladores o cotizar con equipos de programación, el primer error en que se cae es verlos como un commodity o proveedores de una mercancía común, que se puede conseguir en todos lados. Esto es, desde su punto de vista, un ataque directo a su inteligencia y capacidad, ya que significa que lo que llevan aprendiendo y practicando por años no sirve más que para ser "uno más entre las masas". Sería equivalente a pensar que todos los ingenieros comerciales que puedo contratar son lo mismo, así que cualquiera sirve. De forma similar, he visto cómo clientes comparan al servicio que les ofrece un programador/consultor con uno que pueden obtener desde un servicio web como Fiverr o Shopify por una parte del precio. Con esto nuevamente se está diciendo que lo que ofrecen es una mercancía común y tiene un precio fijo. ¿Por qué no se consideran el compromiso, la dedicación, el apoyo y el actuar de las personas como se haría con otras contrataciones?

El segundo problema que surge frecuentemente es decir que lo que se necesita "es fácil de hacer" o "solo copiar y pegar". En un principio, al definir qué es lo que el cliente quiere y necesita construir es común que se usen estas frases. Es como si decirlas le restara importancia a ciertos objetivos, que en realidad no son tan fáciles de cumplir. Las cosas que se quieren hacer normalmente no son fáciles; por algo se está contratando a un experto para hacerlas. Funciona mejor si se aprecia el trabajo que se realiza por el valor que le genera a la empresa, el problema que soluciona o cómo le facilita la vida a alguien que actualmente lucha contra un problema regularmente. Por otro lado, esto es un problema en que incurren algunos programadores también, que ven a sus propios clientes sólo como un proyecto que hay que cerrar pronto, en vez de verlos como una empresa funcional que sufre a causa de un problema y que la misión es sacarlos de este sufrimiento.

Un tercer error que se comete a menudo es tener una baja transparencia cuando se habla de precios y sueldos. Un ejemplo típico son las publicaciones para buscar programadores donde no se publica el sueldo que se quiere pagar y se deja "a convenir", con el fin de negociarlo directamente con el postulante y rebajar su sueldo. A veces, cuando se usan reclutadores, ni siquiera se da a conocer el nombre de la empresa que está interesada. Algo parecido ocurre cuando se hace una cotización con equipos de programación y se trata de negociar el precio final. En ambos casos existen programadores dispuestos a negociar estos montos, pero no sin sentirse pasados a llevar o incluso insultados. Nuevamente se vuelve al punto que esto es equivalente a no respetar la individualidad de la persona con la que se quiere trabajar.

En esta publicación se listaron algunas situaciones que se ven comúnmente en las contrataciones y en las cuales las empresas normalmente no se dan cuenta que están pasando a llevar a quienes desean contratar. Es importante notar que los consultores y programadores quieren tener buenos clientes también y recomendaciones en su currículum. A nadie le sirve tener un cementerio en el portafolio.

Si tienes algún comentario o se te ocurre alguna situación más que quedó sin mencionarse, no dudes de escribirlo abajo en los comentarios.